Vinos de La Rioja, Argentina.

La excelencia de los vinos riojanos encuentra explicación en su origen caracterizado por la combinación de bondades climáticas, suelo y relieve. Pero además de las particularidades naturales y los factores geográficos, el éxito viñero conlleva también una acertada mutación genética, lo que en conjunto ha dado lugar a variedades de uvas merecedoras de reconocimiento internacional destacándose el Torrontés Riojano, su inconfundible tonalidad blanca dorada y su intenso aroma frutal. El Departamento Chilecito cuenta en su territorio con la mayor superficie de viñedos de la provincia, representando el 78,37% de ésta, seguido por Coronel Felipe Varela, Famatina, Castro Barros, Arauco, General Sarmiento y San Blas de los Sauces. Así, son los Valles de Famatina en general los que resguardan entre el Macizo de Velazco y el Nevado de Famatina a la zona vitivinícola más importante de La Rioja. Ubicación a más de 1.100 mts. sobre el nivel del mar; suelos aluvionales raramente salitrosos con textura franca a franca-arenosa, baja humedad ambiente, alta luminosidad y una amplitud térmica estival promedio oscilante entre los 35° C durante el día y los 17° C por las noches, los Valles de Famatina ostentan condiciones óptimas para el cultivo de la vid, más aún considerando la orientación sur-norte de los cordones montañosos, lo que evita que los primeros y los últimos rayos solares incidan directamente sobre las vides, haciendo de la región un paraíso vitivinícola. El encepado está constituido principalmente por variedades blancas, entre ellas elTorrontés, cepaje característico de la región. Mientras que las variedades tintas se orientan hacia el Cabernet Sauvignon y el Bonarda. Dadas las particularidades del clima y las variedades cultivadas, se producen vinos regionales predominantemente blancos. Para consumo en fresco, las variedades más reconocidas son: Red GlobeCardinalEmperador; y para pasas, Sultanina Blanca y Arizul.

Anuncios

Leave a comment »

Receta de morrones rellenos(pimientos en España)

Pimientos rellenos de carne y champiñones. Receta

Me atreveria a decir que los pimientos son mi verdura preferida, me gusta de todas formas y una de las que más me gusta es ésta, rellenandolos ya sea de carne, verduras, pescado, etc.

Hoy os propongo unos pimientos rellenos de carne y champiñones, con el toque dulce del pimiento y todo el sabor de las setas mezclado con la carne jugosa. Un placer sencillo y para nada complicado.

Ingredientes para 6 personas

6 pimientos rojos medianos, 150 gr de carne picada de cerdo, 150 gr de carne picada de ternera, 2 cebollas medianas, 10 champiñones, aceite, sal y pimienta.

Elaboración de los pimientos rellenos de carne y champiñones

Para empezar picamos la cebolla bien fina y la empezamos a sofreir en una cazula a fuego muy lento con una pizca de sal y un chorro de aceite.

Limpiamos con agua los champiñones para quitarles la tierra y los picamos también. Yo no los pico demasiado para así encontrar los trozos. Cuando la cebolla esté blanda, añadimos los champiñones y lo cocemos 5 minutos más.

Salpimentamos las carnes picadas, las añadimos a la cazuela y lo revolvemos bien. Lo cocemos hasta que la carne esté echa pero sin que quede muy seca.

A la hora de asar los pimientos podemos hacerlo en el horno o cómo he hecho yo, encima de la llama del gas. Solo tenemos que ponerlo encima y dejarlo todo negro.

Una vez asado, lo pelamos y le quitamos el pedunculo y lo limpiamos de pepitas.

Con una cuchara rellenamos el pimiento con cuidado de no romperlo y antes de servirlos, los calentaremos unos minutos en el horno a 180ºC.

Tiempo de elaboración | 1 hora
Dificultad | Fácil

Degustación

Los pimientos rellenos de carne y champiñones son muy buenos para hacer comer verduras a los niños y una comida completa y rica.

Yo los he acompañado de un poco de puré de patatas y lo he decorado con un poco de perejil.

Por Martia Punts para Directo al Paladar (España)

Me siento muy identificado con esta receta ya que me trajo muchos recuerdos de mi niñez ya que mi familia era española, y me recordo mucho a mi abuela y mi madre, en Argentina pero oriundos de España.

Leave a comment »

Ejemplo de video: Restaurant El Palacio de la Papa Frita

Leave a comment »

Churrasquitos por Martiniano Molina.

Churrasquitos fundidos en cebolla y queso

Ingredientes: 1,2 kg de churrasquitos de chancho, 2 cucharadas de sal gruesa, romero fresco,1 cucharada de pimienta rosa, jugo de 3 limones, 2 cebollas moradas, 2 cebollas blancas, 200 g de mozzarella, 100 g de queso parmesano, 100 g de gruyère, 4 endivias, 2 dientes de ajo, 1 cucharada de azúcar, 3 cucharadas de alcaparras, orégano fresco

  • En un mortero colocar sal gruesa, pimienta rosa y romero picado. Moler durante 10 minutos y condimentar los bifecitos. Rociar con el jugo de dos limones, colocar en una fuente, tapar con papel film y reservar en la heladera durante 2 horas. Cortar las cebollas en láminas finas, condimentar con sal y pimienta, agregar azúcar y cocinar en una sartén con una cucharada de aceite hasta caramelizar. Reservar en un cuenco y, cuando la preparación se enfríe, agregar los quesos, rallados en escamas gruesas.
  • En una olla agregar dos cucharadas de manteca y dos cucharadas de aceite de oliva. Llevar al fuego, incorporar las endivias enteras y los dientes de ajo en láminas. Cocinar por 10 minutos. Retirar, cortar las endivias por la mitad y condimentar con orégano picado, sal, pimienta, jugo de un limón, alcaparras y aceite de maíz. Retirar los churrasquitos y sellarlos de ambos lados en una sartén con aceite de oliva. Colocar en una fuente y cubrir con la mezcla anterior. Precalentar el horno a 180° y gratinar. Servir la carne en láminas con hojas de endivias calientes.

Receta por Martiniano Molina publicada en el blog del diario La Nacion.

Leave a comment »

Novedades destacadas del XXIV Salón de Gourmets

Otro de los puestos que reclamaron mi atención fueron los helados de Chelats Sarrate, con una oferta amplia y novedosa, en la que caben los helados tradicionales junto a los más sorprendentes, como el de aceite de oliva, albahaca, jamón o apio, entre muchas otras referencias. Pude probar el helado de azafrán, de textura amable y suave, y con el sabor puro del codiciado condimento, una delicia helada en definitiva.

La exposición de alimentos de Extremadura captó nuestra atención durante un largo rato. Allí pudimos ver una buena gama de bebidas sin alcohol en el stand de Bebidas Aromáticas, ideales para tomar frescas en sustitución de combinados o bebidas alcohólicas, una buena alternativa para quienes rechazan una copa fuerte.

El ya conocido mojito sin alcohol tiene en esta empresa una versión, así como el San Francisco clásico. La bebida de violetas contrastaba con los demás colores, y para probar, escogí el Gojy, a base de bayas del Goji, tan de moda en la actualidad. Así que sobre este extremo puedo deciros que la bebida era suave y con un sabor muy marcado a bayas del Goji, diferente y peculiar.

Los deshidratados están marcando tendencia en cocina, por su facilidad de uso que permite llevar a nuestras cocinas ingredientes difíciles de encontrar o de conservar por otros medios. De la mano deTradíssimo pudimos repasar su catálogo de granulados, polvos, pastas y deshidratados. Echamos de menos poder tocarlos y probarlos para trasmitiros de primera mano la experiencia, pero nos quedamos con el punto positivo de su gran abanico de posibilidades a la hora de cocinar e innovar.

Publicado en Directo al Paladar de España por Fiona.

Leave a comment »

Platos que sobrevivieron 200 años.

La cocina nacional todavía conserva platos que ya se elaboraban hace más de dos siglos. La humita, el arroz leche y guisos, los protagonistas.

Por: Sebastián Espiño

Desde los principios de su historia, nuestro país creció inmerso en un crisol de  nacionalidades que tuvieron efectos en la consolidación de sus costumbres. Hacia 1810 la combinación dentro de las cocinas porteñas daba como resultado platos con marcados rasgos españoles, pero con una necesaria adaptación a las materias primas locales que desde la época de la colonización los europeos habían conocido por sorpresa.

La carbonada es una de las preparaciones típicas del período. Se trata de de una mixtura de arroz, carne, zapallo y en algunos casos papa, que se condimenta con tomate picado y pimentón dulce. “En nuestro caso agregamos orejones, una variedad de guisantes y pollo”, confiesa Maximiliano Pettit (34), dueño y chef de “Pájaro que comió“, un restaurante que se especializa en comida tradicional argentina.

En más de un mes de investigación gastronómica, Pettit pudo dar con las preparaciones de la época para elaborar una carta que sirva como homenaje a nuestro Bicentenario (¿con mayúsculas?). “Intentamos representar la comida nacional, que históricamente fue influenciada por los inmigrantes. Buscamos representar los ingredientes y la filosofía culinaria de esos años”, expresa el chef. Dentro de esos elementos que formaban parte protagónica de la mesa nacional se encontraba la papa. En su libro “Los sabores de la historia”, el periodista Víctor Hugo Ducrot se refiere al tubérculo como uno de los factores más importantes del intercambio cultural entre las civilizaciones americanas y la europea: descubierto por los incas en las altas cumbres de los Andes, viajó a Europa y regresó para instalarse en la dieta de los virreyes.

El maíz fue otros de los ingredientes más utilizados en la cocina argentina de principios del siglo XIX. La humita era la forma de cocción más elegida en las cocinas de la época. A la olla o envuelta en su chala (la hoja que envuelve a los choclos), el maíz era uno de los pilares gastronómicos de aquellos años.

Entre los postres todavía algunas preparaciones se mantienen vigentes en nuestros días. El caso más representativo de una receta que sigue viva dentro de la gastronomía nacional es el arroz con leche. “Es un plato muy tradicional, pero si pensamos en 1810 hay que tener en cuenta también la natilla, los buñuelos de batata y la semita (tortilla de harina de maíz)”, cuenta Maximiliano Pettit.

Con o sin el arroz, la leche es uno de los ingredientes más requeridos en los dulces de la época: la leche asada (uno de los antepasados más cercanos del flan actual) es el resultado de la combinación de leche, huevos y vainilla. “En nuestros locales solemos preparar ‘Ambrosía’ con leche, huevos y almíbar”, cuentan desde la cocina de “1810 Restaurante“, uno de los locales que se dedica a la gastronomía de la época.

Poco más de un mes nos distancia de la celebración de los 200 años de la patria. Para la fecha se espera que las celebraciones alcancen todos los rincones del país. Las cocinas, no estarán al margen de ellos y esperan con sus fuegos, encender la llama de los festejos.

Leave a comment »

Picada de choripan. Suena tremendo. Receta de Martiniano Molina.

Ingredientes: 6 chorizos de puro cerdo,150 g de panceta ahumada, 4 dientes de ajo, 1 pan de molde, 1 cucharada de manteca, 1 cebolla, 2 cebollas moradas, 2 cebollas de verdeo, 1 pimiento colorado, 2 berenjenas negras, salvia fresca, 200 cc de vino blanco, 500 cc de tomate en botella, 1 taza de caldo de carne 

  • Disponer las rodajas de pan, frotar con ajo, rociar con aceite de oliva y espolvorear con sal gruesa y pimienta negra machacada. Colocar en una fuente y cocinar en el horno hasta dorar.
  • En una olla profunda de hierro o de barro agregar una cucharada de manteca y una cucharada de aceite de oliva, incorporar los chorizos enteros y la panceta sin el cuero y cortada en tiritas. Cocinar a fuego bajo durante 25 minutos. Transcurrido ese tiempo retirar la materia grasa y agregar ajos pelados machacados, las cebollas común, morada y de verdeo en láminas, el pimiento en bastoncitos y las berenjenas en rodajas. Cocinar durante 15 minutos a fuego alto. Agregar salvia picada y vino blanco. Condimentar con sal y pimienta y cocinar hasta evaporar el alcohol. Agregar los tomates picados groseramente y el caldo de carne caliente, bajar el fuego a mínimo y cocinar hasta que la salsa se espese. Cortar el chorizo en láminas y servir con la salsa de tomates y vegetales sobre el pan asado. Espolvorear con hierbas frescas picadas. 

Tips

Una opción saludable es precocinar los chorizos en agua caliente durante 20 minutos a fuego bajo para que eliminen su materia grasa.

Publicado en La Nacion Blogs

La cocina de Martiniano

Leave a comment »